Barcelona

patricia-fernandez Por Patricia Fernandez

29 de junio de 2012

Café Schilling

Café Schilling

Cafés y copas al estilo de principios del siglo XX

Ver todas las noticias de Barcelona

Dicen que fue una armería fundada en el 1900 por una familia austriaca, pero en el pleno siglo XXI se ha convertido en un prestigioso café, más frecuentado por extranjeros y  modernillos que por los habituales del barrio.

Abrió en 1996 pero su estética imita un antiguo café del siglo XX, de paredes desconchadas y mesas de madera vieja, pero sin olvidar cierto toque vanguardista que ha conseguido llevar al Café Schilling a formar parte de las guías viajeras de la mitad de los turistas de Barcelona. Sus grandes ventanales, que miran hacia las calles del barrio Gótico, resultan perfectos para tomarse un café leyendo el periódico los domingos y no faltan los croissants o las tartas caseras.

Durante el día ofrece un pica-pica ligero en el que encontramos fruslerías para calmar el hambre como paninis vegetales, bombas de bacalao, pichos de manzana y cerdo o hamburguesas. Una cocina de andar por casa y sin demasiada importancia que no es el plato fuerte del local pero que se agradece para quitar el gusanillo de media mañana.

Al caer la tarde el Schilling cambia de cara y se llena de modernillos tatuados que no bajan de la treintena, que acompañados de buena música se entregan sin reservas a la carta de rones y de cócteles.

Como muchos de los espacios que se han abierto en los últimos años, el Café Schilling no quiere perder la oportunidad de ofrecer una alternativa a las clásicas galerías de arte y dedicar un espacio al arte al estilo de los cafés europeos. El local es un espacio de exposición para artistas de todo pelo que quieran sacar a la calle parte de su obra. Unas vitrinas sirven de escaparates artísticos mirando hacia la calle para mostrar su valía a los paseantes fugaces e invitándoles a entrar.

 

Dónde: C/ Ferrán 23

Tel. 93 317 67 87

Web. http://www.cafeschilling.com

Publicidad

Publicidad